sábado, 24 de febrero de 2018

Brujo las 24 horas

Hace unos días me preguntaron si yo era uno de esos brujos que se dedican a realizar mil inciensos por segundo, crear velas con más colores que es espectro del arco iris y colgar multitud de fotos de esas creaciones en las redes sociales o si por el contrario llevaba una vida mundana. Ante un extremo y otro mi respuesta fue clara, llevo una vida mundana salvo que tengo mis ratos mágicos. Aunque aclaré a esa persona que esos brujos que realizan semejantes surtidos mágicos suelen ser "brujos profesionales" que después venden sus creaciones. (Aunque también hay mucho postureo en la redes, me incluyo dentro).

Pero pasados unos días volvió esa pregunta a mi cabeza y fui consciente que estaba rodeado de un montón de proyectos brujeriles. Me encontraba preparando los materiales para el Santuario del Cuervo, postearé en otra entrada sobre él, creando material para el canal pagano, realizando una escultura de Morrigu, honrando a mis ancestros con un recién creado altar, mis sesiones de pathworking y componiendo una oración para la Orden Tejedores de la Paz. Todo esto en una misma semana sino en pocos días. Y mi sensación es que apenas estaba haciendo cosas extraordinarias porque llegados a este punto de mi vida las he interiorizado.


Cierto es que hay días en los que mis actividades paganas se reducen a 10 minutos y otros en las que pueden ocuparme gran parte de día o noche.
Si me hubieran preguntado esto mismo hace 7 años cuando empecé en la Wicca mi respuesta habría sido muy distinta. Por aquel entonces me dedicaba tan solo a celebrar los pertinentes sabbats o esbats.

Ahora podría decirse que soy un brujo las 24 horas. Desde que me levanto doy gracias a los dioses por otro día más de vida, otro día lleno de infinitas posibilidades. Cada acto por pequeño que sea, lo valoro y siento que todo está conectado. No importa si un día medito durante media hora o si realizo una meditación en movimiento, a veces diez minutos de conexión puede ser suficiente. Tampoco necesito realizar docenas de hechizos para sentirme brujo ya que pienso que la magia reside también en otras cosas.

Ahora estoy atento a las señales que recibo del universo y mi intuición está más a punto que nunca.  Cuando aprendes a mirar para adentro ya no miras con los ojos sino con el alma y es entonces cuando tu vida se vuelve realmente mágica. Y esa es una de las metas de ser brujo, al menos una de las mías.

4 comentarios:

  1. Muchas personas piensan que o tenemos que estar todo el día haciendo cosas mágicas o que bien solamente nos limitamos a celebrar los Sabbats y los Esbats, cuando en realidad quienes verdaderamente interiorizan su camino logran la armonía perfecta entre lo mundano y lo espiritual.

    ¡Buena reflexión! :)

    ResponderEliminar
  2. A mí me ha pasado que cuando no he puesto cosas de estas en las redes sociales piensan que ya no practico, y vuelves a escribir y te dicen "¿vuelves a ser bruja?", ¿no es absurdo? uno no es brujo por poner fotos de ello, si que es verdad que en los últimos tiempos intento enseñar cosas en isntagram por dar visibilidad o normalizar un poco el paganismo, pero estoy de acuerdo en que los que hacen tantos potingues a diario los venden, aunque también están los que están aprendiendo, y con la emoción elaboran de todo. Yo por ejemplo los mazos para sahumerios los hago cuando podo, porque qué pena tirar toda esa lavanda, y otras cosas, cuando las necesito.

    ResponderEliminar
  3. A veces es bueno simplemente desaparecer 😄

    ResponderEliminar